El porqué de la subida de fletes y retrasos en la cadena de suministro de productos de china

La situación actual de incrementos de precios y retrasos en la fabricación / transporte / recepción de producto, afecta a nivel global. Además, lo hace a todo tipo de producto (elaborado, semi elaborado, incluso materias primas, que viajan por mar), y no solo al sector del mueble. Sectores como el de automoción y tecnología son quizá los mas comentados en los medios de comunicación.

1.- Motivos principales de las subidas de precio de productos:

1.1.- Transporte marítimo. El coste se ha multiplicado x6 aprox. en un año, y sigue anunciando subidas. Principalmente, debido a:

– Gran demanda de productos fabricados (en nuestro caso, en China).

– Desequilibrio entre importaciones y exportaciones desde/hacia China. Esto ha producido:

– Escasez de contenedores disponibles en China. Contenedores son exportados desde China, pero no vuelven en la misma cantidad. Esto produce:

– Contenedores vacíos son enviados de vuelta a China, por lo que las navieras, le cobran este trayecto a los importadores/exportadores.

– Muchos otros contenedores vacíos quedan almacenados en puertos de países occidentales sin regresar a China.

– Las navieras retiran barcos, lo que dificulta la carga de todo lo fabricado.

1.2.- Materias primas. Principalmente por:

– Gran incremento de la demanda de bienes de consumo, producido principalmente, por:

– Confinamientos y limitación de movimiento a nivel mundial. Esto hace que la gente gaste en bienes (tienda online + tienda física), y no en servicios (viajes, hostelería, etc).

– Políticas monetarias de países como EE.UU. enviando cheques a la población, aumentando el consumo de bienes, entre otros.

– Escasez de materias primas disponibles.

2.- Motivos de las demoras y desabastecimientos. Algunos motivos están directamente relacionados con puntos indicados anteriormente:

– En un primer momento, tras los confinamientos, se produjo por cuellos de botella en las fábricas, por el aumento desmedido de la demanda de bienes.

– Tras subir los fletes, algunas fábricas tuvieron que reducir e incluso detener la producción, porque sus almacenes quedaron llenos tras la negativa de muchos clientes a embarcar lo fabricado, por los altos fletes.

– Escasez de contenedores en China. El producto está listo, pero no se puede cargar por falta de contenedores.

– Reducción de número de barcos operativos por la falta de contenedores, entre otros.

– Omisión de escalas en puertos: hay semanas que las navieras deciden no parar en algunos puertos habituales, lo que retrasa las cargas / descargas días y/o semanas.

– COVID:

– Cuando se detectan contagios se cierran y confinan zonas industriales, puertos, produciendo cuellos de botella en días/semanas posteriores tanto en producción como en carga / descarga. Si en un barco hay contagiados, se pone en cuarentena, con el retraso que conlleva.

– Protocolos anti COVID: Pese a no haber contagios, los controles y medidas provocan la ralentización de las tareas en puertos y barcos.

Hay más razones, pero estas son las principales.
Mientras las grandes navieras afirman que el caos de la pandemia les ha traído muchos problemas y costes extra, se conoce oficialmente por contra, que están reportando beneficios netos históricos. 

Pese a los estrictos protocolos de China (o gracias a los protocolos estrictos de China, según se interprete), la situación está siendo más favorable y controlada que la de otros países del sureste asiático, como India, Vietnam, Malasia, Bangladesh, etc. que han tenido que cerrar muchas zonas de fábricas durante meses seguidos, acrecentándose los problemas.

Uno de los factores que ayudaría a disminuir la presión de incremento de precios y desabastecimientos (aunque lejos de recuperar una situación prepandemia), sería una reducción considerable de la demanda de bienes en occidente. La mayoría de analistas coinciden en que la situación no cobrará cierta estabilidad hasta mínimo, bien entrado el año que viene 2022. Se prevé que la inflación, que ya está presente, y la vuelta de los consumidores al gasto en servicios tras la vacunación masiva (turismo, hostelería,…) haga que dicha demanda de algunos bienes de consumo se vaya reduciendo, y se pueda adquirir una estabilidad y, ojalá, una bajada tanto de fletes (aunque, posiblemente en años, ni de lejos a niveles prepandemia) y de materias primas.

Durante la redacción de este artículo, se habla ya de un problema añadido que promete empeorar la situación: cortes en el suministro eléctrico a fábricas, y población en general. Trataremos este tema más adelante. ¿Cuáles crees que serán las consecuencias de este problema añadido?

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s